99. Para imprimir cuestionario

Por favor, matricúlate en curso antes de realizar este cuestionario.
  1. _ellotas  tan grande que se relamerá nada más verlo!
    • -_uestra  merced es esposa dignísima de un
      • -¡Gobiernito tenemos, que soy go_ernadora!
        • -¡Levántese, señor, que se  equi_oca
          • -¡Pues yo le  en_iaré   a vuestra señora un saco de
            • -exclamó Teresa cuando el paje aca_ó  de leer-.
              • -P ues_ágame el favor de leérmelas, que yo no sé el abecé.
                • -respondió Teresa-, que  _o  no soy más
                  • ¡Santo Dios, y cuántas en_idiosas  me van a salir!
                    • ¡Y eso que_aquí en el pueblo todo el mundo dice
                      • ¡Y que claro se _e  por estas cartas que mi Sancho
                        • a saltar y a bailar en plena ca_e  mientras canturreaba:
                          • como_a  era gobernador de una ínsula,
                            • como si_o  fuera una papesa.
                              • con un conda_o de tomo y lomo.
                                • de corales rematado con dos  _olas  de oro puro
                                  • En su carta, Sancho le decía _a  Teresa que,
                                    • en un coche de  ca_allos
                                      • Entonces el paje se sacó de la manga un  co_ar
                                        • gobernaba la ínsula a las mil  mara_illas
                                          • gobernador archidignísimo, y en  prue_a   de ello,
                                            • La_uena  mujer estaba tan contenta que se puso
                                              • Luego el paje le dijo que le _evaba  además una carta de
                                                • mujer de un escudero y no de un  go_ernador!
                                                  • muy pronto se  pasear_an  por la corte
                                                    • Por su parte, la duquesa  e_plicaba  que Sancho
                                                      • Pues en dos días me sentar_  en un coche
                                                        • que se cria_an en la aldea de don Quijote.
                                                          • que mi marido no sirve más que para guardar ca_ras!
                                                            • que no es moco de  pa_o!
                                                              • que una  _umilde  labradora,
                                                                • Sancho y otra de la duquesa,  _a  lo que Teresa respondió:
                                                                  • se sintió a dos dedos de  _olverse  loca de alegría.
                                                                    • tenga este regalo que le  en_ía  mi señora la duquesa.
                                                                      • Teresa se siente gobernadora
                                                                        • y podrían casar a_anchica
                                                                          • y que  e_a  se moría de ganas de conocer a Teresa,
                                                                            • y que había oído _ablar  muy bien de las bellotas
                                                                              • y se lo colgó del  cue_o  a Teresa, quien
                                                                                • ya está  _echo  todo un gobernador,
                                                                                  Volver a: 99. Para imprimir
                                                                                  >