89. Para imprimir cuestionario

Por favor, matricúlate en curso antes de realizar este cuestionario.
  1. _azlo  por tu amo…
    • _eran  dos criados del duque.
      • -¡Buena ha sido la _urla!  -dijo la duquesa
        • -¡Maldito seas, Sancho! ¿Es que no te  conmue_e
          • -¡No pienso  a_otarme!  -insistió Sancho-.
            • -Así no -dijo el espíritu de  _erlín-,
              • -Mejor aún será la de mañana  -respondi_  el duque.
                • -No -respondi_ Merlín-:
                  • -Pensad, Sancho  -di_o  el duque-,
                    • -Señor Merlín  -pregunt_  Sancho-,
                      • ¿no podría darme dos días para pens_rlo?
                        • a mis insulanos a alguien que no se_apiada
                          • advirtieron que todo  aque_o  era una farsa,
                            • Al final, tanto le insistieron _a  Sancho,
                              • con el  _encantamiento  de nadie?
                                • con su marido  aque_a  noche.
                                  • de una  donce_a  en apuros…
                                    • debéis decidiros  a_ora  mismo.
                                      • del  cue_o  de su escudero
                                        • Don Quijote se  conmo_ió  tanto que se colgó
                                          • el trasero tal y como le  ped_an,
                                            • En eso, el  ca_o  volvió a ponerse en marcha
                                              • En esto, la  _ermosa  doncella que venía en el carro
                                                • mi desgracia? Si no  qui_res  azotarte por mí,
                                                  • mientras la_ermosa Dulcinea le hacía
                                                    • pero_a  condición de azotarse cuando él quisiera,
                                                      • por su  _oluntad,  y no a la fuerza.
                                                        • porque  _uestro  escudero ha de recibir los azotes
                                                          • pues yo no puedo darles por  go_ernador
                                                            • que el  po_re  prometió calentarse
                                                              • que si no_ay azotes no hay ínsula,
                                                                • retorciéndose de risa cuando se  qued_  a solas
                                                                  • Sancho acepta azotarse
                                                                    • se puso en pie, se quitó el  _elo  del rostro
                                                                      • sin plazo fijo y sin _acerse  sangre.
                                                                        • una gran re_erencia  a Sancho.
                                                                          • Y además, ¿qué tienen que  _er  mis posaderas
                                                                            • y desapareció entre los  ár_oles,
                                                                              • y dijo con  _aronil  desenfado:
                                                                                • y le soltó más de mil  _esos  en la frente y las mejillas.
                                                                                  • Y lo  me_or  fue que ni don Quijote ni su escudero
                                                                                    • y que los que  _acían  de Merlín y Dulcinea
                                                                                      Volver a: 89. Para imprimir
                                                                                      >