73. Para imprimir cuestionario

Por favor, matricúlate en curso antes de realizar este cuestionario.
  1. -¡Ay, señor, ayúdeme a  su_irme  a ese alcornoque, que
    • -dijo el  Ca_allero  del Bosque-,
      • -Recordad que, si os  _enzo
        • A la luz del día, descubrió que su  ri_al
          • Al ver que su enemigo se le _enía  encima,
            • Así que, cuando el Caballero de los Espejos se dio la_uelta
              • Combate con el Caballero del Bosque
                • como ya se  _abía  puesto el casco, no pudo verle la cara.
                  • con tanta fuerza  c_mo  si quisiera partirlo en dos,
                    • con un_lanco de lo más fácil.
                      • de manera que don Quijote se  _encontró
                        • debían em_estirse con las lanzas en plena carrera.
                          • Don Quijote asintió, y  ent_nces  los dos rivales
                            • el Caballero de los Espejos espoleó a su  caba_o
                              • En esto, llegó Sancho corriendo  _asta  su amo y le dijo:
                                • encontró a don Quijote  _ocupado,
                                  • entonces _echó  a galopar a todo el correr de Rocinante.
                                    • Entonces, don Quijote se  ape_  de Rocinante
                                      • era un hombre recio y ancho de  _ombros,
                                        • eran en verdad ho_orosas,
                                          • las narices de aquel escudero me tienen _eno  de espanto!.
                                            • llena de  bri_antes  espejitos en forma de luna. Pero,
                                              • Mientras tanto, don Quijote  su_ió  a lomos de Rocinante
                                                • Miró don Quijote al escudero y, al _er  que sus narices
                                                  • no dudó en ayudar a Sancho a trepar al_alcornoque.
                                                    • para comprobar si lo  _abía  matado.
                                                      • pero la_estia  se negó a dar un solo paso más,
                                                        • por lo que se  detu_o  en seco a mitad del camino.
                                                          • saltar por los aires y lo dejó tu_bado  en el suelo.
                                                            • se  _alejaron  el uno del otro,  porque
                                                              • se quedó tan  _espantado  como
                                                                • si hubiera visto al mismísimo  _atanás.
                                                                  • Sin  em_argo,  don Quijote terminó enseguida, y
                                                                    • tendréis que  o_edecerme  en todo lo que os ordene.
                                                                      • y  e_pezó  a galopar contra su rival,
                                                                        • y acudió junto al  _aballero  de los Espejos
                                                                          • Y fue tal el lanzazo que le dio a su enemigo, que lo _izo
                                                                            • y que llevaba una  _istosa  casaca
                                                                              • y se preparó para  com_atir.
                                                                                • Y, cuando le quitó el casco y le  _ió  por fin el rostro,
                                                                                  Volver a: 73. Para imprimir
                                                                                  >