51. Para imprimir cuestionario

Por favor, matricúlate en curso antes de realizar este cuestionario.
  1. -¡Por fin te encuentro,  mald_to  ladrón!
    • -¡Señor _on  Quijote, señor don Quijote
      • ¡Devuélveme mi  al_arda  ahora mismo!
        • a  e_cepción  de don Quijote,
          • a diestro y siniestro-, venga _a  ayudarme, que me matan.
            • al que don Quijote y Sancho le  _abían
              • al que quería como si lo  hu_iese  parido.
                • aquel día en que _oviznaba   sobre los campos.
                  • Aquella noche, todos se fueron_a dormir muy temprano
                    • arre_atado la bacía y la albarda
                      • decía el  apo_eador.
                        • diciéndole cosas _onitas  cuando sintió de repente
                          • El barbero encuentra la albarda
                            • El buen hombre  aca_aba  de llegar a la venta,
                              • en cam_io, durmió de un tirón según su costumbre,
                                • fue _isitar  la cuadra para ver a su asno,
                                  • gritaba Sancho sin dejar de soltar  mo_icones  (puñetazos)
                                    • no fuese que  alg_n  amigo de Pandafilando
                                      • pero Sancho no le permitió que se la  lle_ase,
                                        • que alguien se le _enía  encima
                                          • que decidió permanecer despierto para  _acer  guardia,
                                            • que le dejó al barbero los dientes _añados  en sangre.
                                              • se acercara al castillo con ganas de  _enganza. Sancho,
                                                • sino que la  defendi_  con tales puñetazos
                                                  • y empezaba a aporrearle la cabeza con mucha  ra_ia.
                                                    • Y es que aquel desconocido era el  _arbero
                                                      • Y estaba acariciándole el  _ocico  y
                                                        • y había reconocido su albarda nada más  _erla,
                                                          • y lo primero que_izo a la mañana siguiente
                                                            Volver a: 51. Para imprimir
                                                            >