45. Para imprimir cuestionario

Por favor, matricúlate en curso antes de realizar este cuestionario.
  1. -¡Santo_ios  -dijo-, y qué espadazos
    • -Esos libros están_enos  de disparates -advirtió el cura-,
      • -Ni esos caballeros  e_istieron  -contestó el cura-,
        • -Pero,  ¿qu_  está diciendo? -protestó el ventero-.
          • -Pues a mí lo que más me gusta -confesó _aritornes-
            • ¿Acaso es mentira que el  ca_allero
              • a Sancho, quien  _ubiera preferido seguir adelante
                • A veces hasta me dan ganas de  _echarme  al monte
                  • a_orcó  a un dragón con sus propias manos?
                    • así que la_entera le preparó una cama
                      • Charlaron sobre la  loc_ra  de don Quijote
                        • como   _a  nuestro don Quijote.
                          • con un solo golpe de espada y que _ironglio  de Tracia
                            • Don Quijote pidió  acost_rse  enseguida
                              • El ventero  e_plicó  que tenía dos o tres,
                                • en el mismo aposento que la otra _ez,
                                  • es cuando el caballero a_raza  a su dama bajo un naranjo
                                    • Felixmarte de Hircania  re_anó  el cuello de cinco gigantes
                                      • Los demás se sentaron a comer y, ya en la  so_remesa,
                                        • los leía en _oz  alta al amor de la hoguera.
                                          • Los libros de caballerías son disparates
                                            • ni jamás se _a  visto un dragón en todo el mundo.
                                              • pegan esos  ca_alleros!.
                                                • pero a condición de que la pagase como era de_ido.
                                                  • Pero, puesto que no me  cre_is,   pedidle a Dios
                                                    • por no  re_ivir  aquel mal recuerdo.
                                                      • porque i_a muy cansado,
                                                        • porque no dicen una sola  pala_ra  que sea verdad.
                                                          • que esos libros no os sequen el  cere_ro
                                                            • se recogieron en la  _enta  dónde habían manteado
                                                              • Tras pasar la noche al raso, la princesa y su s_quito
                                                                • y_uscar algún dragón para cortarle la cabeza.
                                                                  • y empieza a  susu_arle palabras de amor…
                                                                    • y lo mejor que se podría  _acer  con ellos es quemarlos,
                                                                      • y que disfrutaba mucho cuando uno de sus _uéspedes
                                                                        • y sobre los libros de  caba_erías.
                                                                          Volver a: 45. Para imprimir
                                                                          >