41. Tenía que matar al gigante Pandafilando cuestionario

Por favor, matricúlate en curso antes de realizar este cuestionario.
  1. -¡Viva la princesa_icomicona!
  2. -di_o Dorotea-, pero con la condición
  3. -dijo Sancho, loco de felicid_d,
  4. -Don Quijote, señora, don Quijote -co_igió Sancho.
  5. -No hace falta, señor, -respondió_ancho-,
  6. -Sancho_ijo -dijo entonces don Quijote-,
  7. -Señor mío, yo soy la_rincesa Micomicona,
  8. -Señora mía, lo de casarme con su Alteza es imposi_le,
  9. ¿HAS COMPRENDIDO ESTA LECTURA?
    • a Sancho go_ernador de una de mis ínsulas.
    • a) marqués.   b) gobernador.   c) rey.
    • a) marqués.  b) gobernador.   c) rey.
    • a) negro. b) rojo. c) pardo.
    • al ca_allero más valeroso del mundo,
    • aventura fasta que me_enguéis de Pandafilando.
    • ay_dame a quitarme la camisa,
    • de_icomicón para pediros que
    • de que no os entromet_is en ninguna otra
    • El caballero tenía un lunar…
      • En cambio, don Quijote respondi_ con rostro serio:
      • en la esp_lda un lunar con dos pelos
      • Entonces pong_monos en camino, señor don Quijote
      • más gruesos que las cerdas de un cepi_o.
      • mat_is al gigante Pandafilando,
      • me dijo que en España encontrar_a
      • Mi padre ta_bién me dijo que podría
      • Mi padre, que es un mago muy sa_io,
      • muy negros debajo del_ombro izquierdo…
      • para_aceros rey, y así podréis nombrar
      • porque mi corazón es de Dulcinea del To_oso.
      • que quiere quit_rme el trono.
      • que quiero_er si soy yo ese caballero.
      • que se_ama don Azote o don Cogote…
      • que yo_e visto que vuestra merced tiene
      • reconocer al caballero que_uscaba porque
      • Sancho Panza sería…
        • Si don Quijote vencía lo nombraría…
          • Tenía que matar al gigante Pandafilando
            • tiene un lun_r pardo con dos pelos
            • y corrió a_esar las manos de Dorotea.
            • y he_enido desde el lejano reino
            • Y, si salís_ictorioso me casaré con vuestra merced
            Volver a: 41. Tenía que matar al gigante Pandafilando
            >