116. Para imprimir cuestionario

Por favor, matricúlate en curso antes de realizar este cuestionario.
  1. -¡Ay, señor mío   -contest_  Sancho
    • -¡Bendito sea Dios, pues acaba de  de_olverme  el juicio!
      • -Perdóname, amigo, por las_eces
        • a la criada veinte ducados para un _estido  y a su
          • a quien en esta aldea llaman El  _ueno.
            • A_ora  ya sé que perdí la luz del entendimiento
              • comenzaron a  _orar  con  mucho sentimiento,
                • Comprendió don Quijote que se  esta_a  muriendo,
                  • Con aquellas palabras, se  des_icieron  en lágrimas
                    • Con esto, entró Sancho en el  _aposento,
                      • cuando despertó,  comenz_  a gritar con mucha alegría:
                        • el  _idalgo  durmió de un tirón más de seis horas y,
                          • El caso es que, tras la  _isita  del médico,
                            • En ca_bio, su criada, su sobrina y Sancho
                              • en el que dejó a su sobrina su casa y sus  tie_as,
                                • en esta vida es   de_arse  matar por la tristeza!
                                  • encontraremos desencantada _a  la señora Dulcinea.
                                    • Entr_ el cura y lo confesó,
                                      • era un  hom_re  bueno y se hacía querer.
                                        • escudero el salario que le debía por sus buenos  ser_icios.
                                          • Levántese de la cama y  _ámonos  al campo
                                            • los ojos de todos los que  esta_an  en el cuarto,
                                              • para que pueda dictarle mi testam_nto,
                                                • pero  reci_ió  la noticia con ánimo sosegado.
                                                  • Pero decidle al cura que _enga,  que quiero
                                                    • por culpa de los libros de  caba_erías,
                                                      • porque la mayor locura que puede  _acer  un hombre
                                                        • pues siento que me_oy muriendo a toda prisa.
                                                          • pues ya se _a  dicho alguna vez que don Quijote
                                                            • que don Alonso se les  i_a.
                                                              • que en otro tiempo leí con  pla_er
                                                                • que me confiese, y traedme a un   escri_ano
                                                                  • que te he _echo  parecer loco sin serlo.
                                                                    • quienes no  tu_ieron  dudas de que era cierto
                                                                      • Se confiesa antes de morir
                                                                        • sin dejar de _orar-,  no se muera vuestra merced,
                                                                          • sino hágame caso y  _iva  muchos años,
                                                                            • vestidos de pastores, que quizá detrás de algún  ar_usto
                                                                              • y_oy condeno y maldigo con toda mi alma.
                                                                                • y don  Qui_ote  le dijo:
                                                                                  • y luego don Quijote  dict_  su testamento,
                                                                                    • Ya nunca más seré don Quijote, sino  _lonso  Quijano,
                                                                                      Volver a: 116. Para imprimir
                                                                                      >