114. Para imprimir cuestionario

Por favor, matricúlate en curso antes de realizar este cuestionario.
  1. -_asta,  Sancho -dijo al fin don Quijote-,
    • -¿Cómo es que no  _ienes  en tu coche de gobernador?
      • -A_re  los ojos, deseada patria, y recibe con la gloria
        • -Apártese  _uestra  merced
          • -Calla, Teresa  -susu_ó  Sancho-,
            • a don Quijote  _asta  su casa.
              • A lo que dijo don Quijote que se  de_ase  de tonterías
                • así que acudió a quitarle las riendas y lo  con_enció
                  • asomó por fin la aldea de don Quijote en  el_orizonte,
                    • con grandes abrazos y se ofrecieron a  aco_pañar
                      • con lo que don Quijote  qued_  engañado pero feliz,
                        • con_encido  de que Dulcinea ya estaba desencantada.
                          • de las  corte_as  de otros cuantos árboles,
                            • de que siguiera con el maltrato otro  d_a.
                              • Dineros traigo, que es lo que  i_porta,
                                • e_pezaron  a gritar de calle en calle que don Alonso
                                  • lanzando un suspiro de_ez en cuando,
                                    • Llegan a su aldea
                                      • loca de alegría, con el pelo  re_uelto  y a medio vestir.
                                        • Los  chi_illos  del pueblo, que los vieron pasar,
                                          • Pero _eran  tan grandes los suspiros
                                            • Pero el muy pícaro  de_ó  de dárselos en las espalda
                                              • que daba Sancho que don Quijote temió por su  _ida,
                                                • que merecen a estos dos hijos  tu_os…
                                                  • que vengo más _ico  de lo que parece.
                                                    • que ya te _as  azotado más de mil veces.
                                                      • sal_o  de las cortezas de unos cuantos árboles.
                                                        • Sancho  o_edeció  quejándose por fuera
                                                          • siguientes  conclu_ó  su azotaina a costa
                                                            • tan  _ondo  como si se estuviera arrancando el alma.
                                                              • Teresa Panza  o_ó  la buena noticia y salió de casa
                                                                • Y_usto al día siguiente del fin de los azotes,
                                                                  • y con Sansón Carrasco, que los  reci_ieron
                                                                    • y déjeme darme otros mil  a_otes.
                                                                      • y empezó a darlos contra los  ár_oles,
                                                                        • y ganados sin  d_ño  de nadie,
                                                                          • y Sancho ya esta_an de vuelta.
                                                                            • y son_iendo por dentro, y en las dos noches
                                                                              • y su_iera al borrico para entrar en la aldea.
                                                                                • y, al verla, se  arrodi_ó  Sancho y comenzó a decir:
                                                                                  • Y, cuando vio que Sancho _olvía  a pie, le dijo:
                                                                                    • Y, nada más _egar,  se cruzaron con el cura
                                                                                      Volver a: 114. Para imprimir
                                                                                      >