109. Para imprimir cuestionario

Por favor, matricúlate en curso antes de realizar este cuestionario.
  1. _ivos, que rodearon a don Quijote y a Sancho
    • -¡Dejad a ese  po_re  hombre!
      • -Lo que me apena -contest_ don Quijote-
        • -No estéis tan apenado, buen   ho_bre  -le dijo-,
          • a aquel loco del que tanto se  ha_laba.
            • aparecieron de improviso más de cuarenta _andoleros
              • así que se  alegr_  mucho de conocer
                • cuando ni  de_er  de caballero es vivir siempre alerta
                  • de cuyas grandes ha_añas ya se habla en todo el mundo.
                    • El bandolero Roque Guinart
                      • el duque cuando de pronto se  o_ó  decir:
                        • El que  _ablaba  era el capitán de los bandoleros,
                          • Era un  hom_re  de unos treinta y tantos años,
                            • fueron su vieja armadura y la _onda  tristeza de sus ojos.
                              • i_a  por los caminos un hombre entrado en años
                                • muy peligrosas, se ofreció a  ac_pañar  a don Quijote
                                  • no es ha_er caído en tus manos, famosísimo Roque,
                                    • para que no les  pas_ra  nada en el camino.
                                      • Pues  deb_is  saber que yo soy don Quijote de la Mancha,
                                        • que acababa de  _egar  a lomos de un poderoso caballo
                                          • que decía ser  caba_ero  andante
                                            • que yo no soy ningún _asesino,  sino el bandolero
                                              • ro_usto,  moreno y de mirada seria.
                                                • Roque Guinart había oído contar que en  aque_os  días
                                                  • Roque Guinart, que es más  compasi_o  que riguroso.
                                                    • sino que tus hombres me  ha_an  sorprendido sin armas,
                                                      • y  _a  Sancho hasta Barcelona
                                                        • y  _armado  con cuatro pistolas.
                                                          • y  sa_earon  las alforjas del escudero.
                                                            • Y así era. Pero lo peor fue que, nada más  _amanecer,
                                                              • y con el puño  afe_ado  a la espada.
                                                                • y de encontrarle los cien escudos que le _abía  dado
                                                                  • Y lo que más le admir_ de don Quijote
                                                                    • y se  _acía  llamar don Quijote,
                                                                      • Y ya  esta_an  a punto de registrar al al propio Sancho
                                                                        • Y, como las tierras de Cataluña se habían_uelto
                                                                          Volver a: 109. Para imprimir
                                                                          >