102. Para imprimir cuestionario

Por favor, matricúlate en curso antes de realizar este cuestionario.
  1. -¡_en  aquí, amigo mío!
    • -¡Ya es tarde, amigo!  -_espondió   Sancho-.
      • -Abridme paso, que me _oy,  pues yo no nací
        • -No se va_a, señor -dijo entonces
          • ¡Qué felices eran mis  d_as  cuando no tenía
            • «A_ora  ya sé que no nací para gobernar
              • arrepentidos de  ha_erle  tratado tan mal,
                • con muchas l_grimas  y se marchó diciéndose:
                  • de miedo en una _landa  cama y permitir
                    • De modo que lo pusieron en pie, le  _itaron
                      • el doctor  _ecio-,  que yo prometo
                        • le colocó la  _albarda  mientras le decía entre lágrimas:
                          • Los _anzas  somos muy testarudos,
                            • los escudos y le dieron un  _uen  trago de vino,
                              • Luego, muy poco a poco, porque  esta_a  molido,
                                • más cuidado que alimentar tu  corpe_uelo!
                                  • no  _a  tenido mi alma ni una sola hora de descanso.
                                    • para defender reinos, y prefiero _artarme  de ajos
                                      • pero, por más que le  _insistieron  para que se quedase,
                                        • Pues, desde que me subí a las   to_es  de la ambición,
                                          • que en adelante le dejaré comer en  a_undancia.
                                            • que un médico Tirteafuera me deje en los_uesos mondos.
                                              • Sancho no dio su_razo a torcer, sino que se despidió
                                                • Sancho Panza se marcha
                                                  • se fue a la  caba_eriza,  adonde le siguieron
                                                    • son_a  costa de perder la comida y el sueño».
                                                      • todos los demás, y, tras  a_razar  y besar a su borrico,
                                                        • Todos los que estaban   a_í  lo miraban con tristeza,
                                                          • y cada   o_eja  con su pareja.
                                                            • y comenzó a  _estirse  en silencio.
                                                              • y cuando dec_mos que no es que no,
                                                                • Y déjenme pasar, que se me_ace  tarde.
                                                                  • y dormir al pie de una encina que  te_blar
                                                                    • y entonces Sancho_olvió a su cuarto sin decir nada
                                                                      • Y luego se sentó en el asno y les dijo a los que a_í estaban:
                                                                        • y no _ay   que estirar más el brazo que la manga
                                                                          • y que las rique_as que se ganan en las ínsulas
                                                                            Volver a: 102. Para imprimir
                                                                            >