100. Para imprimir cuestionario

Por favor, matricúlate en curso antes de realizar este cuestionario.
  1. -¡Ármese, señor gobernados -le di_o uno
    • -Esto es para  _uestra  señora.
      • Alarma en la ínsula
        • como si toda la ínsula se estuviera  _undiendo.
          • con las  _espaldas  en alto gritando «¡alarma, alarma!».
            • con un saco enorme lleno de  _ellotas,  y le dijo al paje:
              • Confuso y temer_so,  Sancho saltó de la cama
                • cuando la_iesen arreglada como una reina.
                  • cuando Sancho dormía en su cama,  comen_ó  a sonar
                    • de pronto un ho_ible estruendo de campanas y voces,
                      • de ellos-, que_an  entrado infinitos enemigos
                        • de pasearse en coche, aunque las  en_idiosas
                          • de que le  escri_iese  dos cartas:
                            • del pueblo la llamasen villana y harta de  a_os
                              • El paje se guardó las cartas,  atra_esó  el saco
                                • ella se fue a buscar a un monagui_o al que conocía
                                  • en dos días como el _umo  en el viento.
                                    • en la ínsula y sin vuestra a_uda  no haremos nada!
                                      • en las ancas de su   ca_allo  y
                                        • Entonces le dijo a Sanchica que le  sir_iera  al paje
                                          • estuvieron a punto de morirse de_isa,
                                            • Lo que m_s  repetía era que tenía muchas ganas
                                              • Luego,  _olvió  a casa con las cartas y
                                                • pues la buena mujer  disparata_a  de lo lindo.
                                                  • que el poder de su marido se iba a  des_acer
                                                    • que por todas partes  co_ían  soldados
                                                      • Sucedió que, en la séptima noche de su  go_ierno,
                                                        • tambores y  tro_petas,   tan grande que parecía
                                                          • un a para Sancho y otra para la  _uquesa.
                                                            • unos  _uevos  con tocino y, mientras tanto,
                                                              • vol_ió  a toda prisa al palacio de sus señores.
                                                                • Y es que la po_re Teresa no sospechaba
                                                                  • y le dio un par de _ollos  a cambio
                                                                    • y salió de su cuarto en camisón, y entonces _io
                                                                      • Y, cuando los duques  le_eron  al fin las cartas de Teresa,
                                                                        Volver a: 100. Para imprimir
                                                                        >